Bobby Fischer se lleva el segundo asalto